jueves, 8 de mayo de 2008


Pero la vista merece la pena. No era de los días de más aire así que se podía contemplar tranquilamente.