jueves, 8 de mayo de 2008



El paisaje a pesar de estar situado en Valladolid no es el típico de color amarillo trigo o de secano que uno ha leído en la literatura y que espera encontrar al llegar allí, por el contrario y debido a la estación es de un verde intenso.

3 comentarios:

Marti dijo...

Que gozada de paisaje, solo contemplarlo por foto y te relaja!!
Me gusta mucho la perspectiva que has logrado de la foto, el poder avistar como se pierde el camino en la lejanía...

Marti dijo...

Quería hacerte entrega de un premio
Pásate por mi blog:

http://universodemarti.blogspot.com

Enhorabuena y un saludo :-)

Marti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.